Jue. Sep 16th, 2021

LIBRE Portal de Noticias

Noticias de la Huasteca Potosina y el Mundo

FELIZ CUMPLEAÑOS MILY, DONDE QUIERA QUE ESTÉS

FELIZ CUMPLEAÑOS MILY, DONDE QUIERA QUE ESTÉS

Libreportaldenoticias

Milynali Piña Pérez hoy cumple 22 años de edad. Tenía 13 cuando, el 14 de agosto de 2012, desapareció cerca de Ciudad Mante, Tamaulipas después de regresar de un viaje exprés a Texas junto a sus tres primos Alexis, Arturo y Aldo, así como su tío Ignacio. En Tamuin, San Luis Potosí los esperaban en casa, pero no llegaron, y desde entonces no hay un día, un minuto de tranquilidad en sus familias porque no están. Los han buscado y no están.

Éste es un texto que compartimos en Huaxteca Online en 2015, y damos seguimiento al caso ahora a través de Libre Portal de Noticias . Agradecemos a Graciela que ha tenido la disponibilidad de relatarnos su historia. La acompañamos a El Limón, en Ciudad Mante, a Ciudad Victoria, y nos ha permitido estar en su hogar, en Tamuin. Nunca habrá palabras que puedan hacer sentir bien a una madre que busca a su hija, su única hija, pero la abrazamos a distancia, e incluimos en nuestras oraciones a Mily, y a todos los que están ausentes, para que pronto estén junto a los suyos

MILYNALI, LA AUSENCIA QUE NO DEJA DE DOLER

DOMINGO MAYO 03, 2015

El mal de la década en el país, las desapariciones de personas víctimas del crimen organizado, con más de 9 mil a nivel nacional, también atemoriza y lo que es peor aqueja a potosinos y a huastecos en lo particular, por la vecindad que se tiene con Tamaulipas, paso obligado para acudir, vía corta a ciudades del norte y al vecino país, en lo que ha sido llamado el corredor de la muerte.
Tamaulipas encabeza la lista a nivel país con el mayor número de desaparecidos, 5540 por 108 casos de nuestra entidad San Luís Potosí. La familia Pérez Rodríguez de Tamuín, lamentablemente forman parte de esas estadísticas con cinco desaparecidos desde el año 2012 y su viacrusis continúa sin resultados positivos, pese a la tenaz búsqueda de sus familiares y a la recompensa por dos millones de pesos que ofrece la Procuraduría General de la República.

Imelda Torres Chávez/reportera

Varias fotos de Mily en las paredes de la sala dan la bienvenida a su casa, en la colonia Juárez en Tamuin. Ahí se transpira el dolor, la angustia de una madre que desde hace dos años siete meses no ha podido ver a su única hija, es Graciela Pérez Rodríguez. Ella busca a su hija Milynali, desaparecida junto a tres primos y su tío el 14 de agosto del 2012 cuando regresaban a su domicilio de Tamuin a bordo de una camioneta por la carretera Mante – Valles y a casi tres años de su ausencia, el dolor no cesa, tampoco la búsqueda.

“No hay un día que no piense en ella, hace poco me preguntaba si podré lograr algún día disfrutar algo, se me hace muy difícil, sin ella no hay nada, no hay vida. Creo que lo único que me sostiene es ella… la tengo que encontrar, el hecho de no tenerla me hace fuerte. No sé cómo me detengo, no sé cómo me sostengo”.

En una pequeña habitación de la casa se concentran los recuerdos.

Un ropero, una maleta azul, una televisión, una cama, sus muñecos de peluche favoritos y dos paredes que hacen más triste la escena: muchos dibujos, frases, fotografías.

“Apenas unos días antes acabábamos de pintar esta pared de negro porque iba ser su pizarrón; le gustaba mucho dibujar y tener mensajes y ahí están nuestras manos, la mitad son de ella y la otra mía. Desde chiquitita siempre me dibujaba a la virgen de Guadalupe, era muy, muy creativa, sabía bordar, le gustan mucho los osos y le gusta mucho el color morado”.

Milynali Piña Pérez de 13 años, sus primos José Arturo Domínguez Pérez de 20 años, Alexis Domínguez Pérez de 16, Aldo de Jesús Pérez Salazar de 20 y su tío Ignacio Pérez Rodríguez de 53 años, son los desaparecidos.

Integrantes de un grupo del crimen organizado se los llevaron y lo que ocurrió después solo Dios sabe, pero Graciela Pérez Rodríguez mantiene una búsqueda constante; ha aprendido a ser investigadora, a relacionarse con funcionarios civiles y militares, a enfrentar cara a cara a delincuentes detenidos para preguntar por sus familiares pero sobre todo, ha aprendido a ser fuerte y no decaer, a pesar de no tener ni un minuto, ni un segundo tranquilo.

DESAPARECIERON EN UNA ZONA MUY PELIGROSA

Documentando el caso la reportera acompañó a la señora Graciela a una cita con el Procurador de Justicia del Estado de Tamaulipas, Ismael Quintanilla Acosta en su oficina de Ciudad Víctoria.

Es 13 de agosto de 2014 y apenas amanece pero ya abordamos el autobús que nos lleva a otra tierra; Ciudad Victoria, Tamaulipas, donde Graciela ha hecho un peregrinar en busca de respuestas, de resultados, de su familia.

“Era un martes… mi hermano se había ido el fin de semana, el viernes diez a comprar unas cosas a Houston y se los quiso llevar porque estaban de vacaciones. A las dos de la tarde mi hija me mandó un mensaje diciendo que acababan de cruzar la frontera de regreso. Todos nos juntamos en la casa de mis papás para esperarlos”.

Milynali ya estaba en secundaria, Alexis en preparatoria y Aldo y Arturo estaban en la universidad en Tampico. Apenas en julio, Ignacio había sido el candidato a la alcaldía por los partidos PRD y PT.

Venían a bordo de una camioneta GMC Sierram Denali, color arena, modelo 2008.

“Eran las ocho y media que calculábamos llegarían y nos empezamos a angustiar porque la última llamada fue a mi hermana de su hijo Aldo, le dijo que ya estaban cerca de Mante y les marcábamos al celular pero entraba al buzón. No sabíamos qué hacer, hablamos a hospitales, a la Cruz Roja, a la Policía de caminos y al otro día mi hermana y mi sobrino se fueron a Mante pero les dijeron que nos esperáramos, que no recibiéramos a nadie y estuviéramos atentos porque a lo mejor nos llamaban para pedirnos rescate”.

Escuchar eso fue un shock para Graciela, y más cuando empezó a documentarse y ver que esa zona seguía siendo muy riesgosa.

EN BUSCA DE RESPUESTAS

Graciela ha estado más tiempo en Tamaulipas que en su propia casa.
Graciela ha estado más tiempo en Tamaulipas que en su propia casa.

Mañana (14 de agosto del 2014) se cumplen dos años de los hechos y hoy tiene cita con el Procurador de Justicia de Tamaulipas. Apenas pasaron unos minutos y nos dejaron entrar. El plan era presentarme como su prima para que me dejaran entrar con ella y esto no fue cuestionado.

Más de 70 minutos de preguntas, respuestas, traspaso de información; me sorprendió darme cuenta que está tan inmiscuida en el tema de inseguridad y que ubicaba lugares de enfrentamientos, detenciones, presuntos delincuentes absueltos, liberados o prófugos.

Se acabó el encuentro y horas después ya estamos con familiares de otros desaparecidos. Organizó una reunión con Juan López Villanueva, visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos al que contactó Graciela. Las familias vienen de Tampico, González, Ciudad Victoria y buscan a sus hijos, hermanos, sobrinos, la mayoría muy jóvenes, hombres y mujeres, estudiantes universitarios. Uno es hijo de un mando militar retirado, hay dos hermanas. Apenas son seis casos pero hacen un total de 18 desaparecidos. Me llama la atención que muchos son recientes, apenas tres o cuatro meses antes y a ellos se les nota el dolor, la angustia y el miedo. Les daba temor llegar a la capital del estado y coinciden en que hay peligro en cualquier carretera.

¿Qué va hacer mañana que se cumplen dos años de la desaparición de Milynalli? Le pregunté a Graciela al salir. Lo documento en un video.
Primero lo que no quiero hacer es estar en mi casa, ahí me siento inútil, que no voy a estar haciendo nada por buscar a mi familia. De aquí me voy otra vez a Mante a seguir como hace dos años volanteando la foto donde me dejen, quiero ir a Xico (Xicoténcatl) y seguir presionando a las autoridades federales, locales de ahí para que me hagan favor que sigan buscando a mi familia … la esperanza sigue y mientras no los encuentren, para mí están vivos.
¿A qué le tiene miedo?
Yo siempre he dicho que no tengo miedo pero sí, tienes razón, es el miedo a no encontrarlos; mientras tenga vida los voy a seguir buscando pero ese es el temor que me da de no encontrarlos.
Graciela dice que no cree en la iglesia, en el esoterismo y otras cosas a las que por la desesperación otras mamás que están en su situación han recurrido con tal de que les den pistas del paradero de sus hijos.

“No creo en la iglesia ni en los padres, he tenido muy malas experiencias, sí creo en Dios firmemente, mi hija cree plenamente en su Virgen de Guadalupe y el Santo Niño de Atocha, eso es lo que nos mantiene unidas, sé que en alma y espíritu estamos unidas y eso hace que ella resista para que yo pueda seguir adelante, así me lleve la vida”.

 

¿Cree estar preparada para algún día recibir una mala noticia o nunca se está preparado para eso?
Lo he pensado porque han sido varias ocasiones en las que me dan señales de que está viva. Ayer la Ministerio Público que lleva mi caso me mandó una foto donde en una casa abandonada había el dibujo con gis de una Virgen de Guadalupe con la palabra mami…mi niña es devota de ella y en su cuarto hace dos años decoró su pared con dibujos a gis, porque le gustaba mucho dibujar. Siento que está viva, siento que hay señales, sí creo en las señales y eso me hace que me mueva más, que siga.
Recuerda entonces la primera vez que tuvo una pista: dos meses después de agosto del 2012 se entrevistó con un detenido que le dijo que pertenecía a un grupo delincuencial y que entre varios compañeros, entre ellos una mujer, interceptaron a Ignacio y los muchachos y se los llevaron. A él le entregaron a Mily.

Después fue con una joven de 23 años detenida, “muy sanguinaria” que cuando supo de qué caso se trataba se negó rotundamente a decirle algo.

“Son de los cinco desaparecidos, no voy a decir nada, me contestó, a pesar de que le rogué llorando que me dijera de mi hija. Pero los dos coincidieron en que ella estaba viva”.

ME ACOSTABA EN SU CAMA PARA OLER SU AROMA

Era la primera vez que tenía habitación propia, pues antes rentaban.
Era la primera vez que tenía habitación propia, pues antes rentaban.

Tamuin, colonia Juárez, es la casa de Graciela Pérez Rodríguez.

Varias fotos de Mily en las paredes de la sala dan la bienvenida en la sala.

Se transpira el dolor, la angustia de una madre que no vive en paz desde que dejó de ver a su hija.

En una pequeña habitación de la casa se concentran los recuerdos.

Un ropero, una maleta azul, una televisión, una cama, sus muñecos de peluche favoritos y dos paredes que hacen más triste la escena: muchos dibujos, frases, fotografías.

“Apenas unos días antes acabábamos de pintar esta pared de negro porque iba ser su pizarrón; le gustaba mucho dibujar y tener mensajes y ahí están nuestras manos, la mitad son de ella y la otra mía. Desde chiquitita siempre me dibujaba a la virgen de Guadalupe, era muy, muy creativa, sabía bordar, le gustan mucho los osos y le gusta mucho el color morado”.

En casa debe tener siempre una veladora encendida, para alumbrar el camino de regreso de Mily.
En casa debe tener siempre una veladora encendida, para alumbrar el camino de regreso de Mily.

Después de dos años y cuatro meses Graciela pudo mover cosas, lavar ropa y sábanas de lo que fue la primera recámara de la princesa de la casa.

“Este cuarto no quería tocarlo porque quería olerla, aquí me quedaba dormida para olerla y apenas hasta el año pasado pude lavar su ropa, guardarla para que no se le eche a perder por el polvo y el tiempo pero trato de mantenerla como ella la tenía… era muy difícil y sigue siendo”, expresó entre lágrimas que no cesaban.

Desde que despierta hasta que se acuesta no hay un minuto, ni un segundo tranquilo.

“No hay un día que no piense en ella, hace poco me preguntaba si podré lograr algún día disfrutar algo, se me hace muy difícil, sin ella no hay nada, no hay vida. Creo que lo único que me sostiene es ella… la tengo que encontrar, el hecho de no tenerla me hace fuerte. No sé cómo me detengo, no sé cómo me sostengo”.

¿Ha tenido una señal reciente que le diga que está viva?
Solo la he soñado cinco veces y la última vez oía que me decía mamá, mamá no vas a venir por mí, ya estoy aquí, no vas a venir por mí… y yo me levantaba corriendo y me iba a buscarla.
Milynali cumplirá 16 años el próximo 27 de julio. Además de dibujar a gis, le gustaba pintar en acuarela, bordar, nadar, hacer llaveros, hacer diademas y vender lo que pudiera. Fue excelente en Matemáticas, fue primer lugar en su clase, fue jefa de grupo.

“Le encantaban los juegos de mesa y nunca se aburría, siempre estaba haciendo algo. De chiquita jugábamos siempre a que ella tenía un restaurante y jugábamos a las comiditas, yo era la clienta. Quería tener dos carreras, pediatra de lunes a jueves y chef de viernes a domingo porque quería tener un restaurante, le gustaba mucho cocinar. El último recuerdo que tengo de ella fue cuando pintamos; días antes nos pusimos a pintar su cuarto, me sorprendió con esos mensajes como una semana antes de que se fuera”.

YO SOLO QUERÍA TRAERLA A UN LUGAR TRANQUILO

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, emigró desde joven a Estados Unidos y allá tuvo a quien es su única hija. Después vivieron en la Ciudad de México pero apenas dos años antes optó por llevarla a un “lugar más tranquilo”, a su pueblo Tamuin.

“Regresamos a casa devastados, no entendíamos qué sucedía, no paramos de llorar; a los cuatro días nos habló un hombre diciendo que los tenían secuestrados y que teníamos que pagarles tanto si queríamos verlos de nuevo. De pronto eso fue una esperanza, pero se desvaneció cuando nos dimos cuenta que nos estaban engañando, como que alguien de la misma Procuraduría a donde fuimos a reportar quiso estafarnos. Fue muy cruel para todos”.

Aún recuerda cuando en el Ministerio Público en Ciudad Mante le dijeron que mejor fuera con los marinos o militares porque se trataba de un hecho de la delincuencia organizada y ahí ellos no se metían porque era muy peligroso.

“Me acuerdo que me puse a repartir hojas y carteles con la fotografía de ellos pero era muy feo que la gente no me los recibía o no me dejaba pegarlos ni en lugares públicos, en las tiendas o las iglesias”.

En los días subsecuentes se decepcionó al ver que en Tamaulipas no encontró interés de las autoridades y optó por irse hasta la Procuraduría General de la República donde casi fue lo mismo, tocó muchas puertas y le resultó más complicado por el cambio de titulares de las dependencias en ese tiempo de transición de un gobierno a otro.

El caso se conoció más cuando, el martes 13 de noviembre durante el discurso que daba el Presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa al inaugurar los trabajos del Libramiento Valles – Tamuin, su hermana Edith lo interrumpió para pedirle ayudara en la búsqueda.

Tiene expediente del caso Províctima y la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

QUISIÉRAMOS QUE LOS BUSCARAN IGUAL QUE A LOS JÓVENES DE AYOTZINAPA

Se ofrece una recompensa por estos cinco desaparecidos en Tamuín desde agosto del 2012.
Se ofrece una recompensa por estos cinco desaparecidos en Tamuín desde agosto del 2012.

En septiembre del 2014 nació Ciencia Forense Ciudadana, un proyecto integrado inicialmente por 20 familias, entre ellas Graciela, que buscan a sus seres queridos desaparecidos en similares circunstancias y que tiene el objetivo de cuestionar, supervisar y consolidar el primer sistema forense dirigido por ciudadanos en el mundo. Sus integrantes están creando un registro de desaparecidos que contará con una base de datos de ADN, mismas que cotejarán con las investigaciones de las diferentes procuradurías de todo el país.

Los propios familiares se toman la prueba de ADN y llenan un formulario en línea, el cual está respaldado en un servidor en el extranjero que ellos mismos gestionan.

Quieren que este registro ciudadano en línea sea una base de datos confiable, más que los datos oficiales sobre desaparecidos, extraviados y secuestrados en el país con que cuenta la Procuraduría General de la República.
Tres científicos mexicanos, auspiciados por la Universidad de Durham en Inglaterra, costearán, de entrada, mil 500 pruebas de ADN y las mandará a un laboratorio donde se conforma la base de datos. El laboratorio está en Estados Unidos y es el mismo que ha hecho los análisis de Argentina, Colombia o Perú.

En la presente administración, el gobierno federal creó el Registro Nacional de Personas Desaparecidas como una herramienta de consulta pública en línea, pero lo desactivó el 25 de mayo del año pasado. Hasta entonces se habían acumulado 2 mil 618 personas en 29 entidades federativas en lo que va del presente sexenio. En el anterior se contabilizaron más de 25 mil personas desaparecidas cuyos hechos se atribuyen mayormente a la delincuencia organizada.

Graciela dice que así como se movilizó el gobierno para buscar a los 43 jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, debería hacerlo para encontrar a sus familiares.

DESINTERÉS DE AUTORIDADES ESTATALES

Graciela Pérez Rodríguez lamenta el poco apoyo que ha recibido de las autoridades de San Luis Potosí.

El 25 de julio del 2014 el gobierno de Tamuin entregó un reconocimiento a Cristina Hurtado Barrera, directora de Alerta Ámber de la Procuraduría General de Justicia del Estado, por la investigación y esclarecimiento de los casos de niñas desaparecidas, que concluyó con la detención del presunto feminicida Filiberto Hernández Martínez.

Graciela, Daniela Reyes Rodríguez, mamá de Dulce Jimena, así como Sandra Campuzano Nava, madre de Adriana Martínez Campuzano irrumpieron el acto calificando el reconocimiento como una burla.

“Le pedí ayuda para hacer mantas o espectaculares, pero lo único que hicieron fue pagarme viáticos de regreso”, le reclamó Graciela a Joel Melgar Arredondo, Secretario de Seguridad Pública del Estado.

Días antes, Cristina Hurtado Barrera dijo en entrevista que desconocía el caso de Milynali y su familia.

Cuestionado sobre el tema, el gobernador Fernando Toranzo Fernández dijo que él no estaba obligado a saber qué pasa en otros estados, reiterando que la desaparición de la familia Pérez había ocurrido en Tamaulipas.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública detallan que tan solo en el 2014 desaparecieron por lo menos 5 mil 133 personas, incluidos los estudiantes normalistas de Ayotzinapa. En el 2013 fueron 4 mil 439 casos.

El Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas suma los últimos años 23 mil 689 personas no localizadas de las cuales el 28 por ciento son mujeres. Los jóvenes de entre 15 y 19 años hacen la mayoría con el 16 por ciento y los de 20 a 24 son el 12 por ciento.

No especifica de qué forma desaparecieron porque ni las mismas procuradurías de los estados tienen la información precisa pero Tamaulipas encabeza la lista de estados con más casos: 5 mil 540.

Muchos eran migrantes de otros países o de México que intentaban llegar hasta Estados Unidos, otros fueron secuestrados y reclutados para obligarlos a trabajar para grupos del crimen organizado

La Procuraduría General de la República ofrece desde el año pasado, 2 millones de pesos como recompensa para quien brinde información útil para la localización de Milynali, Alexis, José Arturo, Aldo de Jesús e Ignacio.

El primer visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en San Luis Potosí, Jorge Andrés López Espinoza informó en octubre del 2014 durante una visita a Ciudad Valles, que la dependencia solo tenía 14 expedientes de desaparecidos, de los cuales siete son de la Huasteca, desde el 2010 a ese año.

El Procurador de Justicia del Estado Miguel Ángel García Covarrubias también ha sido cuestionado sobre el tema cuando acude a esta región, pero siempre dice no tener el dato preciso, mientras que la directora de Alerta Ámber, Cristina Hurtado Barrera refirió que desde el 2011 que se creó este sistema, todas las personas que fueron reportadas como desaparecidas fueron encontradas.

La Subprocuraduría de Personas desaparecidas o no localizadas de la PGR menciona en su cuenta oficial que en el estado potosino son 108 los casos.

¿Nos ayudas a compartir?

AFTN Sociale

error: Content is protected !!